A través de esta misión se propone colaborar durante el desarrollo del proyecto aplicando un procedimiento de control de diferentes aspectos técnicos para evitar las posibles omisiones, incongruencias o errores en la definición que permitan reducir al máximo tanto los problemas durante el desarrollo de la obra y su posterior funcionamiento. La colaboración en fase de proyecto mediante la revisión de detalles constructivos y el análisis de los mismos a través de la experiencia adquirida nos ha permitido reducir el número de patologías y mejorar el uso de los edificios donde hemos intervenido. Igualmente se estudia la correcta coordinación de la arquitectura con los planos de estructura y requerimientos de las diferentes instalaciones del edificio.